jueves, 10 de diciembre de 2009

amor a prueba de balas


No pasa nada, tranquila, lo he probado miles de veces. Es más seguro que tirarte un cenicero a la cabeza. Tú sujeta bien el cristal, solo serán unos pocos disparos... Si es cierto que me quieres, deberías confiar en mí.

10 comentarios:

lady in the radiator dijo...

y yo me quejaba...

Helter dijo...

Ya ve, lady, que hay gente pa tó. Y luego están las mujeres que juegan a la ruleta rusa con sus maridos dándoles a probar extrañas recetas de cocina.

anagadner dijo...

Si, éste era el primer jasban de esta uaif, pero¿esta uaif era la primera o la quinta pa este señor?
Si la tipa era un poco lista, seguro que luego le puso a neil dayamond, dia tras dia.Tu me tiras balas a la cara, yo te pongo a Neil, quid pro quo

Helter dijo...

Sería lo mínimo, anagadner. No sé el nombre de este señor, pero me gustaría pensar que esta señora le dejó al cabo de un tiempo, justo cuando él se enteró de que otro se le había adelantado al patentar el puto invento.

THE SR dijo...

la de cosas bonicas que encuentras,es todo un ejemplo a como hay que probar los inventos...

Helter dijo...

Bueno, peor fue aquél científico de cuyo nombre no quiero acordarme (pero seguro que Harry o Arkab se acuerdan) que estuvo experimentando con su propio hijo desde que nació. Criaturica.

Harry Sonfór dijo...

Helter, creo que se refiere a Haldane, pero también puede referirse a Piaget, bueno, no, que Piaget no era científico. Será Haldane: padre e hijo se pegaban ratos bien buenos probando máscaras antigas con toda serie de tóxicos hasta que caían redondos. En el fondo, los dos eran igual de brutos.

Alberich dijo...

Esto ya lo inventó Guillermo Tell con la manzana. Tenía al crio detrás de un cristal y le soltaba los flechazos sin misericordia... Lo que llegan a aguantar algun@s...!

anagadner dijo...

¡Joño, es verdad, Guillermo Tell, que tío mas remalo!

Helter dijo...

Nada, nada, el que se lleva la palma es sin duda William Burroughs. El resto son unos aficionados de pacotilla.