viernes, 28 de noviembre de 2008

lección de anatomía


El profesor entró en la sala de disección y se dirigió hacia la mesa central, donde esperaban sus alumnos. Los pies del cadáver sobresalían de la mesa y eso provocó algunas risitas nerviosas. El profesor se acercó ceremoniosamente y descubrió el cuerpo. Era un hombre de unos cincuenta años de edad, extremadamente alto.

- Adam Rainer, 51 años de edad. A los 20 años medía tan solo 1 metro 18 centímetros. A los 21 empezó a crecer y crecer, aproximadamente hasta llegar a los 2 metros 34 centímetros. Unos seis centímetros por año... Antes de empezar, me gustaría decirles que si realmente desean ser médicos, son necesarias dos cualidades muy importantes. La primera es no ser escrupuloso.

El profesor ladeó ligeramente el cuerpo y hundió su dedo en el ano del cadáver. Después, se lo metió en la boca y empezó a chuparlo como si fuera un caramelo.

- Bien, ahora, hagan ustedes lo mismo que yo.

Los alumnos se echaron a reír nerviosamente, pero el profesor les miraba con absoluta seriedad. Uno a uno, con cara de asco, reprodujeron la acción del profesor, que les miraba satisfecho.

- Como he dicho, la primera cualidad es no ser escrupuloso. La segunda cualidad es la observación. Yo metí el dedo anular en el cadáver, pero me chupé el índice. Espero que la próxima vez presten más atención.

4 comentarios:

koldo dijo...

Lo que es ese profesor es un cabronazo, luego se extrañaría si, al refugio de la noche y de unos callejones malvados, unos desalmados le bajaran los pantalones y le obligaran a realizar prácticas poco recomendables para la salud.
Pero como chiste es bueno.

Harry Sonfór dijo...

Es una historia muy bonita.

Arkab dijo...

Yo siempre me confundo. ¿El dedo índice es el de apuntar o el otro?

Helter dijo...

Es el biotipo "house": un hijo de puta, pero magnífico profesional.
Arkab, el índice es el de hurgarse la nariz. Vale, se puede hacer con otros dedos, pero este es el naturalmente mejor dotado para esa función.