viernes, 12 de diciembre de 2008

¡zaca, zaca!


Por la mañana íbamos en bicicleta hasta el río. Recogíamos moras, las ensartábamos en juncos y las metíamos en el agua a refrescar. Después nos pintábamos los labios con su zumo y jugábamos a humanos y zombis. Nos bañábamos en el río hasta que nos entraba el hambre y después nos llegábamos a lo del tío Palomitas.

- ¡Rediós, que calor arce, puto verano! –decía el tío Palomitas.

Estaba sentado a la sombra de su higuera, ahí en el banco de piedra gris moteada de blanco y de liquen. De vez en cuando caía un higo maduro sobre la mesa de piedra gris moteada de blanco y de liquen y se espachurraba, y los pájaros bajaban a picotearlo esquivando los manotazos del tío Palomitas.

- ¡Zaca, zaca! –les gritaba el tío- ¡que no me caguéis la mesa, joputas!

Nos sacaba unas galletas rancias y un botijo de agua fresca, y a cambio le ayudábamos a mantener a los pájaros a raya. Se sentaba tranquilo, con su ramita de tomillo en los labios, nos miraba y se reía. Así estábamos hasta la puesta de sol, y regresábamos a casa cuando los grillos empezaban a cantar.

Un día al llegar vimos al tío sentado en el banco, como siempre, con su ramita colgando de los labios. Entre las manos tenía un higo espachurrado y los pájaros lo picoteaban sin que él hiciera nada por evitarlo. Era un cachondo el tío Palomitas. Hasta muerto sonreía.

11 comentarios:

koldo dijo...

Prueba muy bien superada.
Me gusta la foto de Jane saltando al agua.

ludovico dijo...

Oiga, pero, ¿ud. no iba a poner una historia alegre? Otro muerto más para contar con una muesca en la culata de su pistola-blogg.

Spanique dijo...

Alegre no sé, pero chuli, es un rato chuli.

Se parece a las vacaciones qué pasaba cuando era enana en el pueblo de mis abuelos. Y además fue allí que ví mi primer muerto (bueno muerta) Vamos "calcadico"

Arkab dijo...

Bien, ya he aclarado si Harry es el arquetipo de mi Pk. porque se lo he preguntado y me ha dicho «¿Er qué tipo?», yo creo que ha puesto hasta tonillo gallego en la respuesta preguntosa.

Badil dijo...

es verdá Helter, siempre acabamos con muertos... Ejem... ¿No será usted BruceWillis?

Harry Sonfór dijo...

Ole y ole y ole.

Helter dijo...

Pues claro que acaba con muerto, era una de las palabras obligadas. Aunque podría haberla colao de otra forma, no sé, pojejemplo diciendo de alguien que estaba muerto de cansancio.
Y no, no soy el brusgüilis, que es calvo y no tiene bigote.

Trikki dijo...

Muy bien Helter, está que se sale, como el barça incluso más.El asesinato del tío palomitas por parte de la autora está más que justificado, mra que no dejar a las palomas cagar en paz.

Helter dijo...

Eso digo yo, que si no quieres que los pájaros te caguen la mesa y el banco de piedra, pues no los pongas debajo de un árbol. Y si lo haces, apechuga con las consecuencias. No se puede condenar a un pájaro por actuar como un pájaro.

ludovico dijo...

Y la p... manía que tienen esos ángeles infernales de cagarse en todas las estatuas, especialmente en las cabezas, que luego están llenas de churretones asquerosos. Aj, qué asco de pensarlo. Total que solo queda como remedio llenar las estatuas de pinchos y ponerles cascos de vikingos y walkirias.

Helter dijo...

¿Se acuerdan de esa escena de Top Secret en que unos humanos pequeñitos y voladores se cagan encima de la enooorme estatua de una paloma? Luego miro a ver si está en el tubo.