jueves, 19 de febrero de 2009

se acabó


Se acabó. Ya no lo soporto más. El teléfono no deja de sonar: sé que eres tú pero no quiero hablar contigo. Cuando vuelvas a casa ya estaré muy lejos. No pienso llevarme nada: puedes quedarte con las fotos, con los libros, con los discos, con toda la bisutería barata que me regalaste cuando éramos novios. Tengo que alejarme de ti. Estoy harta de tus desprecios, de tus bofetadas, de tus reproches, de tus borracheras, de tus golpes. Me has separado de mi familia y de mis amigos porque no podías soportar que les prestara más atención que a ti. Has matado mi deseo de tanto tomarme solo porque me consideras tuya. Me has humillado de una forma constante y premeditada, me has hundido para que tenga que darte las gracias cada vez que me permites sacar la cabeza por encima del agua para poder seguir respirando. Ya me destruiste una vez, y me reconstruí como pude. No te daré ocasión de volver a hacerlo. Y no te molestes en buscarme, porque no me encontrarás.

Escuchó el ruido de la llave en la puerta. Era él. Cogió el papel en el que estaba escribiendo, hizo una bola y la escondió en el fondo del cubo de la basura, justo debajo de las flores marchitas que le regaló ayer. Se arregló el pelo en el espejo del pasillo y fue a su encuentro. Él la abrazó y la besó.

- Hola, guapísima. ¡No sabes las ganas que tenía de llegar a casa! ¿Te apetece cenar fuera hoy? Si quieres, me ducho y salimos, o puedo ir al italiano de la esquina y traerte tu pizza favorita. Ah, tu madre me ha llamado. Dice que no le coges el teléfono. Le he dicho que te duele la cabeza y que ya la llamarás pasado mañana porque mañana sales de compras con Marga y Ana.

A la mañana siguiente, él se despidió de ella con un “pásatelo bien”. Ella, en cuanto oyó el ruido del ascensor bajando, fue hacia la mesa, cogió papel y bolígrafo y empezó a escribir.


Se acabó. Ya no lo soporto más...

5 comentarios:

koldo dijo...

Jo, el vídeo de erik estrada ma ha impresionado.
("I leavo, I bego")
y lo mejor, en el gimnasio, el cartel: no pain, no gain, que nos llevaría al tema del post. ¿Qué ganamos por sufrir?

Helter dijo...

Es que hay gente a la que le gusta sufrir, y si no tiene motivos, se los inventa y en paz.

Harry Sonfór dijo...

Pues a mí me gusta mucho más la canción de Erik Estrada que las que canta Amaia Montero. Bueno, eso es como no decir nada.
Mucho más me gusta.
Pero mucho más.

Badil dijo...

Que grande el amigo de Erick Estrada. No me ha quedao muy claro si vende cerveza, bicicletas, al amigo o a si mismo. Que si es a él propiamente, que me lo quedo. Yo liiiiiiiiiiibooooooooooo

Helter dijo...

El día que me decida a aprender español, quiero tener por maestro a Erik Estrada con sombrero mejicano.