jueves, 2 de julio de 2009

rocks


Si usted es de los que gustan de bebidas frías pero no aguadas, está de enhorabuena. Por el módico precio de 75 dólares más gastos de envío puede recibir en su casa una bonita caja de nogal con dos placas personalizables, interior forrado de terciopelo rojo, dos vasos para whisky y dos cubos de granito escocés pulido. No tiene más que meter los cubos en el congelador, esperar, y disfrutar de cualquier bebida fresca sin apreciar sabor a cloro. Solo el frescor de los riachuelos escoceses en su copa.

Además los cubos pueden personalizarse haciéndolos teñir de colores para montar un pétreo cubo de Rubik, o también se pueden grabar los puntos de los dados. Si desea pedir presupuesto para ello, no tiene más que hacer clic aquí.

6 comentarios:

Badil dijo...

Por la mitá le mando yo dos adoquines de mi plaza. Que a cloro no le a saber el gúiski, garantizao.

Helter dijo...

¡Anda, adoquines de Aragón! ¡Mola! ¿Tiene con sabor a paella?

Harry Sonfór dijo...

Huy qué cosa más fina. También podemos comercializar cubos de piedra de Calatorao, que es negra, para los cubalibres.

Helter dijo...

Es una chorrada integral, pero la presentación es perfesta. Me recuerda a esas cajas que sacaba el duelista que escogía arma: "Escojo los cubos de granito". Y no se crean, que con un poco de puntería, bien te pueden saltar un ojo. Los mossos d'esquadra también lo hacen, pero con muchiiiiisimo menos estilo, ande va a parar.

koldo dijo...

Pues es bien bonito para enfriar el güisqui sin aguarlo, estoy de acuerdo, aunque un poco caro tambieén

Helter dijo...

Bueno, yo tenía una versión cutre que eran unas bolitas y estrellitas de plástico de colores con un liquidillo dentro que se congela, y eso ni te aguaba ni ná, pero vale, quedaría muy poco serio en un vaso con scotch de doce años.