miércoles, 4 de noviembre de 2009

bicycle day


Viernes, 16 de abril de 1943. Me vi obligado a interrumpir mi trabajo en el laboratorio a media tarde y dirigirme a casa, pues me encontraba afectado por una notable inquietud combinada con cierto mareo. En casa me tumbé y me hundí en una condición de intoxicación no-desagradable, caracterizada por una imaginación extremadamente estimulada. En un estado parecido al del sueño, con los ojos cerrados ya que encontraba la luz del día desagradablemente deslumbrante. Poco a poco pude empezar a disfrutar de los colores sin precedentes y de los juegos de formas que persistían tras mis ojos cerrados. Las imágenes caleidoscópicas, fantásticas, se apiñaban ante mí, alternándose, abigarradas, abriéndose y cerrándose después en círculos y espirales, explotando en fuentes de colores, redistribuyéndose e hibridándose en un flujo constante...


2 comentarios:

lady in the radiator dijo...

ays esos dibujicos de colores, el de la montañica con luna y sol... o ese en el que salía un gatete pizpireto... u aquel otro en el que salía ese simpático personaje amarillo con el pelo de punta...

Helter dijo...

Esos dibujicos de colores son al lsd lo que los ex-libris a los libros o los sellos de correos a las cartas. La mejor colección la posee Mark McCloud, y la exhibe bajo el precioso nombre de "Instituto de Imágenes Ilegales".
Dice la leyenda que los Beatles quisieron dedicarle un tema al lsd, y de ahí salió Lucy in the Sky with Diamonds.