miércoles, 8 de diciembre de 2010

breaking bad


¿Qué puede hacer un profesor de química a quien han diagnosticado un cáncer terminal, que está casado con una mujer embarazada y tiene un hijo discapacitado? Pues convertirse en cocinero de metanfetaminas, naturalmente, qué si no. Se asocia con un exalumno suyo que se dedica a traficar con drogas, pero tendrán algunos problemillas inesperados. Como cuando Walter le dice a Jesse que compre un balde de plástico para disolver un cadáver en ácido, pero Jesse se cree muy listo haciéndolo en la bañera de su casa... Es Breaking Bad.


5 comentarios:

A princesa no xardín dijo...

Oiga, pues es justo lo que me haría falta en estos momentos...

Harry Sonfór dijo...

Oh, bad idea.
Pues bueno es saberlo, sí.

Helter dijo...

¿Qué es exactamente lo que le haría falta, princesa? ¿Metanfetas? ¿Una bañera? ¿Ácido? Es para ir pensando qué regalarle por Navidad.

koldo dijo...

el señor de la tortuga se parece al protagonista de alguna peli de tarantino, creo, o tal vez de sam peckinpah, no lo sitúo del todo...

Helter dijo...

A mí me recuerda al Indio Fernández, pero por edad no puede ser. A no ser que conservaran su cabeza en formol, claro.
La tortuga, por otro lado, tiene un aire a Koopa Troopa. Bueno, a su tatarabuela. Es divertido esto de buscar parecidos.