sábado, 2 de julio de 2011

pennywise

"El payaso -dijo Hagarty-, parecía una mezcla de Ronald Mcdonald y Bozo, aquel viejo payaso de la tele"; al menos, eso pensó en un principio. Eran los mechones color naranja los que le llevaban a esa comparación. Pero más tarde, al pensarlo mejor, se dijo que el payaso no se parecía a ninguno de aquellos dos. La sonrisa pintada sobre el maquillaje blanco no era color naranja sino rojo, y sus ojos despedían un extraño brillo plateado. Lentes de contacto, quizá... Pero una parte de él había pensado entonces, y seguía pensando, que tal vez aquellos ojos eran realmente color de plata. Llevaba un traje abolsado, con grandes botones color naranja. En las manos llevaba guantes de caricatura.
-Si necesitas ayuda, Don -dijo el payaso-, puedes coger un globo.
Y le ofreció el manojo que tenía en una mano.
- Aquí abajo todos flotamos. Muy pronto, tu amigo también flotará.

Eso, Stephen King

4 comentarios:

koldo dijo...

se le echaba de menos, helter!!! aunque al payaso no, y siempre ha sido la explicacón de por qué a tantos niños les resultan repulsivos los payasos.

Helter dijo...

Gracias, Koldo, lo mismo digo. En realidad, toda la entrada es una excusa para el tubillo, que es lo que realmente me llamó la atención.

A princesa no xardín dijo...

Este Ronald McDonald da más miedo que Pennywise, dónde va a parar! Qué repeluco!

Por cierto, "It" fue el primer libro que me leí de King, un verano en el pueblo con 14 años, porque era el más tocho y grueso y pesado que tenían en la tienda.

Y eso, que se la echaba de menos.

Helter dijo...

Gracias a usted también, princesa.

Yo los primeros que leí fueron Carrie y El resplandor, y después La zona muerta, del que hicieron una muy aceptable peli con Christopher Walken de prota.

Y de payasos, me quedo con Poquito de los Chiripitifláuticos, Krusty y Tortell Poltrona. A los demás, ni agua.