sábado, 29 de mayo de 2010

mike


A Helen, su cuñada, la parte del pollo que más le gustaba roer era el cuello. Así que para celebrar su cumpleaños, Lloyd cogió el hacha y decapitó a Mike por la base del cráneo. Al día siguiente, cuando volvió al granero para desplumarlo, vio a Mike durmiendo con la… uh… con el cuello bajo el ala. Estaba vivo. Vio en ello una señal divina y con un cuentagotas se dedicó a darle agua y grano. Hasta un día en que el esófago de Mike se obturó y Lloyd no estaba allí para despejárselo con su cuentagotas como ya había hecho otras veces. Mike vivió 18 meses sin darse cuenta de que no tenía cabeza. Todo un récord para un pollo pero no para un ser humano: los hay que han sido capaces de vivir sin cabeza toda su vida.

4 comentarios:

Spanique dijo...

Pero ponga aviso mujerrrrrrr, con la grima que me dan los pollos y gallinaceas en general ayayayaayaya.

Le dejo este pescadico que es mucho mas bonico, rosica él...
http://news.nationalgeographic.com/news/2010/05/photogalleries/100524-new-species-handfish-walk-science-pictures/?now=2010-05-24-00:01#new-handfish-species-pink_20881_600x450.jpg
Pase un buen domingo, besico

Alberich dijo...

El sueño irresoluto de muchos sociópatas...Robespierre lo intentó sin éxito y otros, en sus fantasías, habrán soñado con lograr multitudes descabezadas siguiendo líderes cósmicos...Que miedo!...

koldo dijo...

Me recuerda una historieta de un libro de texto, con lecturas, de mi infancia. Iba un hombre en un coche, y no llevaba cabeza.
El caso es que me acuerdo del dibujo, pero ya no de la trama: creo que tenia un accidente, pero no podria asegurarlo

Helter dijo...

Anda, sí que es mono el pececito, si solo le falta el tutú para bailarse la muerte del cisne (sin cabeza, claro). ¡Besooo!

Con pollos es mucho más fácil que con humanos, Alberich. Si nos cortan la cabeza, se joden la yugular y la columna vertebral. A Mike, por dejarle un buen cacho cuello a la cuñada, hasta una oreja le respetó Lloyd.

Cierto, Koldo, podría haber conectado la historia de Mike con Sleepy Hollow. Pero casi que da más miedo el pollo. Qué detalle el de Lloyd de guardar la cabecica en formol.