martes, 26 de agosto de 2008

nomenclatura binomial


Níscalo, rovelló, guíscano, seta roya, hongo de pino, rebollón, ziza gorri, mícula, pingadouro, pebrasos, esclatasangs... Esta es una ínfima muestra de los nombres con que se designa a una de las setas más preciadas. Su nombre vernáculo --popular-- cambia con la idioma, la provincia y hasta con el valle de quien lo recolecte. Para evitar líos --que los hay--, los científicos utilizan un sistema llamado nomenclatura binomial con que a cada especie se le designa un nombre latinizado compuesto por dos términos: el género y el epíteto. Así, la ciencia no habla de níscalos sino de Lactarius deliciosus o de Lactarius sanguifluus.

En el 2008 se cumplen 250 años desde que Carl von Linné, creador de la nomenclatura binomial, publicó la décima edición de su Systema Naturae, con el que generalizó su método y clasificó a más de 3.300 animales y 7.700 plantas. La Comisión Internacional de Nomenclatura Zoológica --entidad que supervisa la designación científica de los animales-- conmemora entre hoy y el jueves el acontecimiento con un simposio en la ciudad de París, en un momento en el que las empresas empiezan a dejar su huella en los nombres científicos.

Muchos especialistas se oponen a la nueva costumbre de utilizar los nombres de las especies con fines publicitarios. Roberthoffstetteria nationalgeographica, Proceratium google o Hylaeus tetris, son algunos ejemplos. Pero lo cierto es que desde el principio de la nomenclatura binomial se han ido dando casos que han banalizado, en cierto modo, esta disciplina. El mismo Linné se burló del conde de Buffon, uno de sus detractores, bautizando al sapo común con el nombre de Bufo bufo..

De modo parecido, numerosos personajes públicos han visto inmortalizados sus nombres en alguna que otra especie: el pequeño insecto Leonardo davincii, la avispa Mozartella beethoveni, la hormiga Pheidole harrisonfordi (¿en loor a Harrison Ford, o a Harry Sönfor?), la planta Napoleonaea imperialis, el desdichado escarabajo cavernícola Anophthalmus hitleri o el género de araña Orsonwelles, que agrupa diversas especies como O. othello, O. macbeth o O. falstaffus.

Bandas extintas como los Beatles, los Sex Pistols y los Ramones han dado nombre a especies también desaparecidas de trilobites, como Avalanchurus lennoni, Arcticalymene viciousi o Mackenziurus joeyi. La devoción ha ido incluso más allá, hasta el punto de que géneros reciban el nombre de personajes ficticios tales como el del ácaro Darthvaderum, el del crustáceo Godzillius, el del pez Satan o el de especies como la de una araña que vive en total oscuridad en las cuevas y que recibe el nombre de Draculoides bramstokeri, el pequeño gorgojo Phrydiuchus quijote o la avispa jorobada Stylaclista quasimodo.

Mención especial requieren los nombres derivados de la mitología de Tolkien. El año pasado, un equipo español halló una nueva especie de invertebrado en cuevas de Castellón y Tarragona: el Gollumjapyx smeagol. Asimismo, Nazgulia, Legolasia, Gimlia o Entia corresponden a géneros de avispa inspirados en El Señor de los Anillos.

La locura por los nombres ha llegado a alcanzar la ordinariez, como los de los escarabajos Colon rectum, C. grossum o C. mosntruosum, el dinosaurio Scrotum humanum o el hongo que, por su forma, el propio Linné denominó Phallus impudicus. Pese a los raros ejemplos, lo cierto es que la nomenclatura ha sido, de siempre, una fuente de creatividad. Cualquier especie tiene su etimología. Todo nombre científico cuenta una historia, si no descabellada, por lo menos curiosa.
De El Periódico

14 comentarios:

ludovico dijo...

Los níscalos, por el sur de Valencia se llaman "pebrasos" y por la montaña y litoral alicantino "esclatasangs", más nombres para añadir a la lista.

Helter dijo...

Tomo nota, Ludovico. La lista sigue abierta para nuevas incorporaciones.

ludovico dijo...

A mí estos nombres me recuerdan a los de los romanos de Astérix y Obelix.

Trikki dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Trikki dijo...

Oiga, que entre maleta y maleta no me ha dado tiempo a hacr la gracia de los pechos grandes. Dice el señor Sonfór que no tenémos la certeza de que esos pechos sean operados, y claro, que digo yo, que que mejor certeza para saberlo que un tío que entiende de pechos un webo, pero no un webo normal, de los gordos. Arkab, dígaselo usted que es el que sabe, a Cesar lo que es del Cesar, y a Arkab las cuestiones tetiles.

ludovico dijo...

Trikki pone los mensajes a pares como las tetas.

Oigan que me he acordado también de aquella película: Golfus de Roma, en el que creo que había un personaje que se llamaba Penis Magníficus.

koldo dijo...

Tenemos la "esfinge de la muerte", Acherontia atropos, una mariposa cinematográfica (la del silencio de los corderos mismamente) que se adueña del nombre de una de las moiras, la mayor, Átropos, la que te corta el rollo (literalmente) (de hilo) (de tu destino), y es que yo siempre les he tenido mucha querencia a las moiras, desde que de pequeño leí un libro de Jesús Torbado, Moira estuvo aquí, en la colección Reno, aquella que costaba 50 pts. y luego 75 pts. y luego ya no sé, y que me hizo salir de mi ignorancia respecto a las urdidoras del destino humano.
Bueno, y también me viene a la cabeza Feynman, pero de eso ya habla Harry.

Helter dijo...

Ludovico, pa mí que se confunde con La vida de Brian, donde salía Pijus Magnificus, esposo de Incontinencia Summa. Si encuentro la escenita de marras, la cuelgo.

ludovico dijo...

Certo, certo...

Arkab dijo...

Bien, tengo que contestar a mi apreciado y querido discípulo Trikki al respective de las tetazas de la monja ursulina de la entrada anterior: esos pechos tienen silicona, mucha silicona; lo dice el caballo de oros, lo dice Mario Salieri y lo dice el tabique nasal de la señora monja que no pudo ser restaurado precisamente por haber gastado los ahorros de una vida en plantarse ese par de mamellas.

Helter dijo...

A propósito de operaciones, no puedo por menos que mencionar un tema de estado: ¿qué les parece la nueva nariz de Letizia?

ludovico dijo...

Nooooooooo. El Jueves va atener que corregir sus anteriores viñetas.

Arkab dijo...

Oiga, Helter, recuérdeme que le recuerde que se tiene usted que conseguir la música de The Wire (si pone "music from the wire torrent" puede encontrarlo), es que me da a mí que le va a gustar a usted. Way down in the hole, ooooh yeah, sí. Grandiosa, oiga.

Helter dijo...

Arkab, le recuerdo que me tiene que recordar... uh... se me ha olvidao. Yo lo que quiero es bajarme la serie, pero no sé cómo, ahora que la mula no me rula y no me aclaro con los torrentes esos. ¿No hay alguna página para verla onláin?