lunes, 10 de marzo de 2008

de herencias y escaqueos


Yo heredé de mi madre una cosa que mis hermanos no heredaron. Bueno, vale, más de una, pero a la que me refiero es al sentimiento de culpabilidad por estar haciendo cualquier cosa divertida o agradable en lugar de las mil cosas pendientes que hay que hacer en casa, desde limpiar hasta planchar, pasando por pintar o arreglar los armarios. Siempre hay algo que hacer, y tú aquí perdiendo el tiempo miserablemente leyendo. Y sí, envidiaba esa facilidad (generalmente) masculina para llegar a casa y tumbarse a la bartola sin ningún tipo de mala conciencia porque ya se ha trabajado o estudiado suficiente, actitud que por lo menos en mi familia era religiosamente respetada cuando se trataba de ellos, pero afeada en mí, que había nacido para sustituir a una madre en todas sus (esclavas) funciones. Curiosamente, mi madre se sentía orgullosa de mí por otras razones. Nunca se dio cuenta de que esas cosas de las que se sentía orgullosa solo eran posibles porque no quise aceptar sus cargas.

Así que, en honor a ella y a todas las mujeres trabajadoras del mundo mundial, celebré el Día de la Mujer Trabajadora de la mejor forma que se me ocurrió: haciendo el vago todo el día.

25 comentarios:

Trikki dijo...

Me alegra que halla sacado el tema espontaneamente, por que de este asunto tení yo que decir algo, si se me ocurre algo que decir, ya se lo digo.

Helter dijo...

Una es así, espontánea, impredecible, vaga...

ludovico dijo...

No seré yo precisamente el que haga ese chiste malo de que cuando una mujer pide más libertad... hay que ampliarle la cocina, porque me crearía muchas enemigas. Por eso, no lo voy a contar.

Trikki dijo...

Hombre, crearse enemigas vale, pero si son poco sociables...ya se apañará usted...

ludovico dijo...

Dicen las malas lenguas, yo no lo aseguraría, que cuando le conté este chiste a mi mujer me obligó a hacer el curso "La lavadora, esa gran desconocida"

ramsés dijo...

A uno del trabajo se le ocurrió comprar rosas y dejar una en la mesa de cada mujer del departamento. Luego a los varones nos pasó la factura, que -sin rechistar, como siempre- pagamos a escote, escrupulosamente.
Una compañera me pregunto: "No habrás sido tu el organizador de semejante gilipollez, ¿no?"-
Con mi mirada le bastó. "¡Ya me parecía a mi...!"- me dijo,a modo de disculpa.

ludovico dijo...

Sí que fue una gilipollez, éso se hace el día de Sant Jordi, y sin que sirva de precedente.

faren dijo...

Espero Helter que no espere sólo a este día para hacer el vago. Me ha gustado mucho esta entrada.

ramsés dijo...

El dia de Sant Jordi se montan un concurso de a cual de ellas le regalan más rosas...La que no llega al cupo normal de tres o cuatro, le entra una depre de caballo.
Lo del libro para nosotros, queda un poco discriminatorio ¿no?. Ellas, una flor; nosotros, un libro...¡Con lo poco que me gusta leer!.

Badil dijo...

Yo veo de lo más apropiado regalar una rosa el día de la mujer trabajadora. Igual de apropiado veo que el 1 de Mayo las empresas de trabajo temporal vayan a tirar peladillas a las manifestaciónes de currelas.Propio,propio

Trikki dijo...

Con diez años hacía la compra. Sabía lo que su madre necesitaba, siempre le sobraba dinero que le entregaba junto al ticket. Con once fregaba, planchaba, y cocinaba la comida de su hermano pequeño, y la suya propia, al tiempo que asistía a sus clases de rigor. No es que fuera una familia moderna,ni mucho menos, fué la necesidad lo que le obligó a aprender todas aquellas cosas.

Un niño, con la mentalidad de un niño en lo básico, y la mentalidad de un adulto en el hogar.

A las doce y cuarto al salir de clase, buscaba excusas, montones de ellas para no ir a jugar ccn sus amigos hasta la hora de comer y realizar las tareas predispuestas para él. Le daba vergüenza.Pensaba que sus amigos tenían mucha suerte de poder jugar hasta las dos menos cinco, hora en qué subían a comer, por que mamá les llamaba con la comida en la mesa.

Un día su madre le dijo que ya no era necesaria su colaboración, ella estaría en casa siempre, ya no saldría para trabajar, ni volvería tan tarde, y él podría ser también un niño como los demás niños de su barrio, pintar corazones con tiza y lanzar la trompa con fuerza en esas horas que antes le dedicaba a su hogar,

Un mes después el cancer se la llevó,le engañó, no estaría siempre, y el niño pegado a una cocina que fué niño un mes, volvió a ser niña para siempre.

Vá por ustedes, señoras.

Trikki dijo...

Oiga Helter, que he probado lo que dice su prospécto de leer el blog por la noche preferentemente, y me ha dado sueño. No por su blog eeehhh, debe ser la edad que no perdona.Su blog es la mar de entretenido, y ya que admite peticiones, recuerdo un relato corto que colgó usted que me impactó.¿Se acuerda de aquella cena con el capitan Spook?. No recuerdo si era suyo o de Miquel.

vengaaa jooo pongalooo vaaaaa,cuando quiera ¿ehhh?. Ya no le ppido más, palabrita del niño jezú.

Helter dijo...

Hace tiempo, un amigo me comentaba preocupado que había conseguido quedar por primera vez en Sant Jordi con la chica que le gustaba, pero la duda le corroía: si le regalaba un libro, igual ella habría esperado la rosa y se mosquearía. Si le regalaba la rosa, igual le creería demasiado lanzao y saldría corriendo.
Le recomendé que le regalara el libro "Poema de la rosa als llavis" de Papasseit, rosa y libro todo en uno. Como es privilegio de los aconsejados, no siguió mi consejo, y es así como tiene que ser.
Trikki, el cuento que dices es de Miquel, pero no sé por dónde para. El cuento digo, a Miquel le tengo controlao. Ya buscaré a ver.

Harry Sonfór dijo...

En Aragón, ese pueblo transgresor y moderno a partes iguales, no sólo se celebra el día de la mujer trabajadora sino también el día de la mujer mandona. Para santa Águeda las mujeres toman el mando y se dedican a perseguir a los hombres, les dicen piropos y hacen todo aquello que supuestamente hacemos los hombres (en otros sitios también se celebra santa Águeda, bien, como en Euzkadi, pero allí lo que hacen es cantar coplas por la calle en grupos corales, con unos bastones, todo muy civilizado). Ahora, en santa Águeda suelen organizar fiestas para las mujeres con boys de esos que se quitan la ropa en un plis plas y se llenan sus partes pudendas con nata montada. Una noche, no sé por qué razón, me vi envuelto en una fiesta de santa Águeda en un bar lleno de señoras mayores bailonas que me zarandearon y me hicieron girar como una peonza de mano en mano. Me sentí como Darek pero en mal. Aún hay noches que me despierto sudoroso gritando.

Harry Sonfór dijo...

Ojo, que ahora que lo pienso, eso de los pantalones de los boys es recómodo. Que me estoy imaginando unos de esos con sus corchetes por toda la pernera, o con sus velcros, para ir por casa y me digo que qué invento más bueno. Te vas a la cama y ¡ras!, listo en un pispás. Sin embargo, estos pantalones de chándal con gometa abajo son molestos, que si hay que sacar primero un pie, que si luego el otro. Pero oigan, esos pantalones de boys son recómodos.
Bien, recómodos para quitar, que luego por la mañana los pobres boys se pegaran un rato cerrando corchetes. Eso también.

Helter dijo...

Uy, y seguramente necesitan ayuda, pobrecitos, que es muy complicao abrocharse todo eso uno solo y hay sitios a los que los dedos propios no llegan. Que lo sé porque me ha contao una amiga que tiene un corsé que el último tirón de cremallera se lo tiene que dar otro alguien. Y no es lo mismo llamar a la puerta del vecino para eso que para pedirle una taza de azúcar.

ludovico dijo...

Existen momentos penosos y agobiantes para los que esos pantalones pueden ser muy útiles, y no piensen en sexo rápido y desesperao, me refiero a cuando pillamos unos de esos virus con los que te pasas 3 días con cagosis tremebundis, donde unos segundos más o menos pueden ser cruciales.

Arkab dijo...

Claro Ludovico, ésa es la manera de entrar en un bucle del que no salir nunca (como en Perdidos): te quitas los pantalones ésos en tres segundos y a jiñar, te tiras media hora abrochándotelos y cuando estás en el último botón te viene el retortijón, te los quitas en tres segundos y a jiñar, te tiras media hora abrochándotelos y cuando estás en el último botón... Muy cómodos para tal menester. Sí.

[Helter la verificación blogger me ha pedido que ponga "ligapalmadrd"].

Helter dijo...

Arkab, está jugando con fuego, que lo sepa. Luego no se queje si se quema.

Trikki dijo...

¿Alguién dijo sexo rápido?.

Caramba Vico, siempre está pensando en los mismo. Veo que tiene experiencia en los dichosos pantalones arkab, es usted un pozo sin fondo de sorpresas.

¡¡pero una vez regaló un jersey de rombos y cuello pico a su Pk¡¡. (Ballantyne según he sabido más tarde gracias a Harry).Eso no puede pasar desapercibido ni aunque el Madrid gane la liga. No desvie la atención cual politico que se queja del sistema electoral.

Si yo fuera ella, su Pk, le habrían caido a usted media docena de calzoncillos blancos cruzados, al más puro estilo Hommer Simpson, uno para cada día de la semana, y otra media de graciosos calcetintes a rombos verdes.

Bueno, hablando de Hommer ya lo dijo él, en esta vida hay tres tipos de hombres, los que saben contar, y los que no.

Helter dijo...

Hombre, trikki, que si Pk hubiera reaccionado regalándole esos engendros a Arkab eso habría supuesto tirar piedras a su propio... a su propio... a su propio. Yo a Arkab le veo más de tanga de leopardo.
[el sr. blogspot me ha pedío "sisisiperolachampionspalbarca", será porque no tiene ç]

Arkab dijo...

Esto empieza a pasar de castaño clarito tirando a beige: Trikki parece usted asombrado de que la gente utilice al menos un calzoncillo diario. No, por favor, no nos enseñe usted los suyos.

Bien, yo no uso ni calvinclein ni tangas: blancos y cruzados, los más cómodos del mundo, oigan, digan lo que digan los demás. Y además me los compra mi Pk. (eso sí me los tiene prohibidos en su presencia, y por eso tengo un surtido de abanderados mataingles). Y calcetines: medias de ejecutivo negras para los zapatos y calcetines gordos negros para las zapatillas. Yo, confieso.

[He tenido que hacer un cursillo intensivo para dar con la puñetera verificación palabrera, pero creo que lo he conseguido. Estoy tan contento que voy a desear que una familia catalana se alegre con la Champion este año. Por supuesto me refiero a la de Cesc Fàbregas, AHAHAHAAHAHAHAHAH].

Trikki dijo...

Oiga Arkab, que a mi me decía mi madre eso de "hay que cambiarse todos los días, no sea que te pase algo, vayas al hospital, y te vean los gayumbos sucios". Como son las madres, siempre pensando en lo mejor.

Creo que este año el trofeo de la Champios lo entrega Nicolas Cage, juuassss, que panzá a reir me dí ayer viendo al Señor Calderón y a un tipo que no se parecía NADA a Cage en el palco.¿Es que no ha visto "la Roca" aunque sea?

ludovico dijo...

¿Saben que existen cajas de calzoncillos que contienen una docena? que porqué. Pues muy sencillo, uno para enero, otro para febrero, y así sucesivamente.

Helter dijo...

Trikki:
La única "roca" que Calderón ha visto es cuando va al lavabo. Un día de estos el enano me preguntó qué era eso de "roca" que hay escrito en la taza del water. Le dije que es una marca que fabrica wáteres, políticos y abogados. Por este orden.

Arkab: ¡¡¡¡¡¡¡¡¡GGGGGGRRRRRRRRRRR!!!!!!!